El objetivo del presente estudio es valorar los factores de riesgo de autolesiones no fatales repetidas y muertes por suicidio durante el año siguiente, en población adolescente y adultos jóvenes.

Los geriatras se encuentran cada vez más con adultos mayores que expresan deseos suicidas en ausencia de una enfermedad mental manifiesta. La muerte evoca emociones que son profundamente personales y dinámicas. En algunas situaciones, poner fin al sufrimiento puede parecer más amable y compasivo que dejarlo continuar.

El objetivo del trabajo fue evaluar las relaciones causales de la interacción entre depresión y declive en las GDV durante 2 años, en adultos mayores de 75 años, que viven en la comunidad, en tres grandes ciudades en Israel (N = 870).

El suicidio es difícil de comprender para quienes no están familiarizados con las funciones mentales y aun a pesar de una especialización en áreas de la salud mental.

Los autores evaluaron la eficacia de la terapia cognitivo-conductual (TCC) estándar con un método un método de terapia cognitivo-conductual asistida por computadora (TCC-AC) apoyado por el terapeuta.

El Instituto Allen, creado por el cofundador de Microsoft Paul Allen, están desarrollando un atlas sobre los procesos de maquinaria molecular del cerebro.

Estudios previos han mostrado una asociación inversa entre la religiosidad y las ideas / intentos suicidas, pero la asociación de la religiosidad de los padres con las ideas / intentos suicidas de los descendientes no había sido examinada hasta este trabajo

Un sistema de juego de entrenamiento basado en la interacción cerebro-ordenador (ICO) se ha mostrado prometedor para el tratamiento del trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) en niños con síntomas de falta de atención.

Ser un profesional de la salud puede ser una vocación excepcionalmente gratificante. Sin embargo la práctica puede llevar a una angustia crónica y graves cargas psicológicas, interpersonales y de salud personal. Aunque se han informado tasas más altas de agotamiento, depresión y suicidio en profesionales de la salud, solo una minoría recibe tratamiento.

Los autores examinaron las asociaciones entre los medicamentos para el alcohol y los trastornos por el uso de opioides (acamprosato, naltrexona, metadona y buprenorfina) y el comportamiento suicida, las sobredosis accidentales y la delincuencia.